frFrançais enEnglish pt-ptPortuguês

Desde su crea­ción en 2004, AFAR denun­cia la imple­men­ta­ción ruti­na­ria de inter­ven­cio­nes sin indi­ca­cio­nes médi­cas o vali­dez cien­tí­fi­ca (fal­ta de prue­bas pro­ba­to­rias), lle­va­das a cabo sin el con­sen­ti­mien­to de la mujer o con un con­sen­ti­mien­to obte­ni­do de un infor­ma­ción injus­ta.

El tér­mino «vio­len­cia obs­té­tri­ca» se usó en 2004 en nues­tros inter­cam­bios con acti­vis­tas de Quebec de la peri­na­ta­li­dad, con­sul­te Pour une nais­san­ce insou­mi­se in Grégoire, Lysane et Stéphanie St‐Amant (dir.), Au cœur de la nais­san­ce : témoig­na­ges et réfle­xions sur l’accouchement, Montréal, Remue‐ménage, 2004, p.361–382. Recientemente (2018), en el mun­do de habla fran­ce­sa, se acor­dó aso­ciar la vio­len­cia sufri­da por los pacien­tes de gine­có­lo­gos, de ahí el tér­mino «vio­len­ces gyné­co­lo­gi­ques et obs­té­tri­ca­les».

La vio­len­cia obs­té­tri­ca tam­bién pue­de cubrir los malos tra­tos (ame­na­zas, negli­gen­cia…) y el mal mane­jo del dolor: cesá­reas en vivo, etc.

Según Stéphanie Saint‐Amant (entre­vis­ta en la revis­ta Planète F, 23/04/2014), la vio­len­cia obs­té­tri­ca es una for­ma de abu­so que pue­de ser sutil, a menu­do invi­si­ble, y que cau­sa daño o per­tur­ba a las muje­res. Estos abu­sos a menu­do pasan des­aper­ci­bi­dos, por­que son tan adqui­ri­dos, tan suti­les, por lo que no son solo «ata­ques» hechos por un cui­da­dor (aun­que hay muchos de estos pasa­jes al acto, estos vio­len­cia libre). Luego habla­mos de vio­len­cia sis­té­mi­ca, vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, en par­ti­cu­lar acti­tu­des y prác­ti­cas.

La vio­len­cia obs­té­tri­ca pue­de tener varias con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas y físi­cas en el bien­es­tar materno y/o fami­liar: malas expe­rien­cias, comien­zos difí­ci­les con el bebé, pero tam­bién depre­sión post­par­to o estrés pos­trau­má­ti­co.

Vários gru­pos e asso­ciações do CIANE ofe­re­cem apoio de acor­do com os pro­ble­mas encon­tra­dos: